OFICIO de LECTURAS o VIGILIAS: celebra la alabanza nocturna para expresar y ejercitar la espera del retorno del Señor, por medio del canto de los Salmos y de la penetración reflexiva y orante de la Palabra de Dios y de los Padres de la Iglesia .
    LECTIO DIVINA: escucha atenta y admirada a la que nos invita la lectura meditada de la Palabra de Dios.
  LAUDES: santifica la mañana y recuerda la Resurrección del Señor, luz que ilumina a todos los hombres.
  TERCIA: recuerda la hora de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés.
EUCARISTIA: cumbre y fuente de la actividad de la Iglesia.

DESAYUNO
    TRABAJO: entendido como participación en la obra creadora de Dios, para el sustento propio y ayuda a los más necesitados.
    SEXTA: al llegar el sol a su mayor grado de intensidad, se hace memoria del Misterio del Salvador en la Cruz.

ALMUERZO
   NONA: cuando ya el sol comienza a declinar, esta hora nos recuerda la muerte del Señor.  
    TIEMPO DE COMPARTIR FRATERNALMENTE
TRABAJO o ESTUDIO
 
  VISPERAS: se celebra al atardecer para dar gracias a Dios por los dones recibidos durante el día y por lo realizado en la jornada. Esta oración evoca la Redención y la esperanza de la vida eterna.  
  LECTIO DIVINA
COMIDA
 
  COMPLETAS: es la última oración del día, que se hace antes del descanso nocturno. Se pide perdón por las faltas cometidas y se termina con una antífona a la Virgen.  
     
 
Coro Monjas Benedictinas
Introitus
Ad te Levavi