¿Puede San Benito (que nació en el año 480) tener hoy actualidad? ¿Puede su Regla ser vivida en este comienzo del siglo XXI?
¿Tiene fuerza y vitalidad suficientes para atraer a los hombres y mujeres de hoy y ayudarlos a encontrar a Jesucristo, a seguirlo en una forma radical, imitarlo, vivir la entrega de sí mismo a Dios?

En sus XV siglos de existencia la Orden de San
Benito ha sufrido muchas podas.


“Sucissa virescit” resuena en la orden de San Benito.
Con la poda reverdece.



Ya Jesús advierte que el Padre corta los
sarmientos que no dan fruto, limpia la viña,
la poda para que dé más fruto, (Jn 15)


Les compartimos el pequeño rebrote que expresa la comunidad benedictina de Rautén, con las características más peculiares de esta familia monástica. Estas notas son el fruto de varias reuniones de comunidad y quieren expresar el ideal de monja que deseamos encarnar aquí, en este rincón de la Diócesis de Valparaíso.


“No es que lo haya logrado ya, o que sea ya perfecto, sino que continúo mi carrera por si consigo alcanzarlo” Fil.3,12





Que la Hermana (la Monja)

BUSQUE A DIOS:
Que lo ame. Que “no anteponga nada a Cristo”, al Padre , al
Espíritu Santo.
Que el centro de la motivación de todo sea Jesús.
Toda de Dios.
Mujer de oración y de fe.
Amante de la Palabra de Dios
Deseosa de cultivar siempre su fe.

Sea AMANTE DEL OFICIO DIVINO, DE LA LITURGIA Y DE LA LECTIO DIVINA

Que le guste nuestro Oficio y Liturgia
Que sea solícita para el Oficio Divino: tenga gusto y deseo por la alabanza
Que viva profundamente la Liturgia




¿CÓMO VIVIR LA POBREZA? ¿ Y EL TRABAJO?







Que sea pobre, sencilla, humilde.
Es nuestra constante y una opción hecha y deseada
Confiada en la Providencia
Sin exigencias, solícita, diligente, cuidadosa
Sin pretensiones de orden económico
Que ame el trabajo (ya sea manual o intelectual) y desee vivir de él,



SU VIDA COMUNITARIA SU VIDA DE RELACIÓN

Capaz de asumir la comunidad concreta como es.
Consciente de los sacrificios que exige vivir en comunidad
Abierta para dar y recibir de los demás.
Capaz de ayudar y ser ayudada.
Que desee ser conducida.
Que acepte la corrección
Leal - solidaria



SU PROPIA PERSONA

Que sea sincera, transparente, auténtica.
Que se manifieste como es.
Equilibrada
Que viva los valores humanos y cristianos
Madurada por la acción de la gracia y su respuesta al Espíritu Santo
Abierta



SU RELACION CON LA IGLESIA UNIVERSAL

Comprometida con la Iglesia.
Que rece por la Iglesia universal y particular.
Que ore y ofrezca la vida entera y el día a día por ella.
Acogedora con los hermanos que nos visitan y con los que buscan a Dios haciendo retiros en nuestra hospedería.





SU RELACION CON EL MUNDO





Sensible al mundo que la rodea y golpea a sus puerta.
Ecuménica, misionera.
Enraizada en el continente americano, en Chile, en el campo.
Opción preferencial por los pobres.
Integración con los vecinos.
Hospitalaria
Acogedora para TODOS: ricos y pobres





El Señor nos ha llamado de distintas latitudes y regiones, familias y costumbres. Con su divina pedagogía nos va integrando como piedras vivas en la construcción del edificio espiritual que es la comunidad –pequeña eclesiola – y célula viva de su Cuerpo Místico.

Esta oración, entretejida cono los lemas de Profesión de cada hermana quiere expresar este camino de nuestras vidas.


En el Nombre del PADRE, del HIJO y del ESPÍRITU SANTO.

Te pedimos PADRE por tu siervo Benito,
que mantengas nuestra vida escondida con CRISTO en DIOS,
tomando diariamente por guía el EVANGELIO.

¡Bendito seas Tú, oh DIOS, porque HOY nos ha llegado la salvación a esta Casa!

Fijos los ojos en JESÚS, junto a MARÍA que, escuchaba la Palabra de DIOS y la guardaba meditándola en su corazón, podemos cantarte:

FIAT, ALLELUIA, a Ti que eres el solo SANTO, SANTO, SANTO
y decir con nuestra vida y buenas obras:
“JESÚS ES SEÑOR”.

Sea toda la gloria al PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO,
Hoy y siempre.


SANTA ESCOLASTICA

Su fiesta se celebra el 10 de febrero.
San Gregorio relata en el segundo libro de sus Diálogos el último encuentro de San Benito con su hermana Santa Escolástica. Ambos se reunieron, como todos los años, para dialogar sobre las cosas de Dios y sus propias vidas.

Ella, presintiendo que iba a morir luego, pidió a sus hermano continuar el coloquio espiritual durante toda la noche. Como éste se negó, porque no podía pernoctar fuera de su monasterio, Santa Escolástica, llorando, rogó a Dios que le concediera ese regalo de permanecer unas horas más con su hermano.

Dios escuchó sus ruegos y se desató tal tormenta y lluvia que impidió a San Benito salir fuera del recinto. Así se cumplió el deseo de Santa Escolástica y estuvieron los dos hermanos juntos hasta el amanecer, hablando de Dios y de la vida eterna.

Santa Escolástica, enseñó en esta circunstancia, a San Benito que la tradición fundamental hecha de observaciones tiene que llevarnos a un amor concreto. Relativizar un valor no es transformarlo en desvalor. Relativizar, es, muchas veces, transformar el valor, en alguna circunstancia concreta, en un medio, para luego volver al valor.

La Regla es fundamental, pero es un medio, no un fin. Es preciso saber adaptarse. Para ser un San Benito es preciso, como él, adecuarse a las observancias. Santa Escolástica, hizo lo que hizo, porque era una mujer adaptada a las circunstancias,
por ser una virgen consagrada a Dios.

La mujer tiene más facilidad para percibir sentimientos y emociones y
por lo tanto relativizar principios rígidos.

San Benito, como era un buen discípulo de la tradición monástica, percibió que era posible vigilar (como lo habría hecho ordinariamente en su monasterio) y esperar al Señor en una forma diferente, no en el Coro, o en su celda, sino con su hermana.

El Santo cree en los medios pedagógicos, no se condiciona se adapta.

Esta escena de los Dialogos de Sn. Gregorio Magno, nos coloca frente al cuadro vivo de la santidad de ambos hermanos – hombre y mujer – entregados a Dios, en una obediencia libre y liberadora, a la voluntad de Dios.